La madre y el éxito

 El éxito tiene el rostro de la madre.  Así como una persona se comporta con respecto a su madre, así se relaciona con el éxito. Si tiene una buena relación le irá bien, tendrá éxito en cualquier campo. Quien la rechaza, no.

También en una relación de pareja. La relación de pareja sería nuestro éxito más grande, y la cosa más difícil que existe. Lo más hermoso y lo más difícil suelen ir juntos…

Quien no toma a su madre no tiene éxito, fracasa en todos los planes. …reconocemos enseguida a quien tiene una buena relación con la madre, y lo vemos porque su rostro resplandece. Se le nota inmediatamente en la alegría que transmite su cara.

¿Cuántas son las imágenes interiores que tenéis de vuestra madre?

¿Más de cinco imágenes? ¿o menos? Y, ¿qué sensaciones tenéis con respecto a ellas?

Y, para las que sois madres de entre las que aquí os encontráis: ¿Cuántos años habéis dedicado a vuestros hijos? ¿Cuánto habéis hecho por ellos? ¿Cuánto le procurasteis con amor? ¿Pudisteis hacer más?  ¿O se lo disteis todo, todo lo que les podíais dar?

¿Puede haber un éxito mayor que el de parir a un hijo y cuidarle para que crezca? ¿No resulta curioso el hecho de que haya gente mala?

Si de pequeños nos enfermamos y nuestra madre no se encontraba con nosotros, o nuestra madre se enfermó y tuvo que estar ausente, se nos cayó el mundo encima. Esto es un trauma, la separación precoz de la madre. Y, ¿de qué manera se comporta un traumatizado?

Cerrad los ojos…

Observad las imágenes que os separan de la madre, ligadas a emociones de dolor: al miedo, a la tristeza, a la rabia, a la desesperación… donde decidisteis que os quedabais detenidos sin poder avanzar hacia ella.

Probad a ir más atrás, a las imágenes de felicidad previas a esos momentos. Dejad que emerjan como muertos que resucitan: la felicidad más profunda en el seno de la madre, en sus brazos, amados por ella. Dejad que esas imágenes internas anteriores a todo cubran las imágenes que se quedaron detenidas en el dolor y en el sufrimiento. De manera que esas imágenes de felicidad comiencen a resplandecer, mientras que las otras desaparecen como la niebla.

Y ahora efectuamos en nuestro interior un movimiento hacia nuestra madre, muy lentamente, a pequeños pasos, a pesar del miedo, a pesar de la rabia, a pesar de la desilusión… Y miramos a nuestra madre a los ojos.

Observamos cómo resplandecen de amor.

Y damos un paso. Y otro. Y otro.

Para acabar al final en brazos de nuestra madre.

Y le decimos: “Querida mamá”. Mientras que ella nos dice: “Mi niño amado. Mi niña querida”.

Y estas hermosas imágenes en armonía con la madre de cada uno nos las llevamos en la vida que viene con posterioridad a ello, atravesando la juventud.

Con el resplandor que habéis sentido con estas imágenes ilumináis las otras imágenes, las que estaban llenas de pesar y tormento, sintiendo que la fuerza es diferente y que se pueblan de un nuevo amor, de felicidad.

En ese momento encontramos una pareja.

También esta pareja se ilumina del recuerdo luminoso que surge de la relación con nuestra madre. Ahora nos sentimos libres para estar en una relación de pareja.

Nuestra pareja viene atraída por este amor, y nosotros vamos a su encuentro. Y, con los ojos llenos de luz – llenos del amor de nuestra madre -, le miramos a los ojos, y le decimos:

“Te quiero”.

Click aquí para mayor información – para asistir a un taller de Sistémica Familiar – para realizar una Constelación Familiar.

solucioness3