Tomar la vida es una decisión personal

yo1

Por Magda Durán Suárez

El agradecimiento profundo a nuestros padres por la vida que nos pasaron, nos permite estar en la fuerza y en la contención. Vivir en este agradecimiento a todo nuestro sistema familiar, por haber hecho posible el paso de la vida, no necesita ningún ejercicio sobrehumano de esfuerzo, ni de dedicación, ni de propósito.

Tomar la vida es una decisión personal. Cuando se toma estamos honrando a nuestros Padres: al decir “Si” a todo como es y fue (incluyendo el dolor y el sufrimiento), si ocupamos nuestro lugar de hijos frente a ellos y de padres frente a nuestros hijos, si damos lugar a todos los que nos antecedieron (con toda su historia que les llevó a la supervivencia).

Desde esta postura nos “comprometemos con la mejor vida posible, con la mayor felicidad y realización” como dice Joan Garriga en su libro “Vivir en el Alma”. Así, le damos a la vida y a los demás, lo que tenemos para dar: más vida a través de los hijos y los proyectos. Al mismo tiempo, recibiremos de la vida lo que ésta tiene para darnos.

Click aquí para mayor información – para asistir a un taller de Sistémica Familiar – para realizar una Constelación Familiar.

solucioness3