Tres importantes derechos para la buena vida

Joan Garriga Bacardi

Joan Garriga Bacardi

Muchos movimientos y motivaciones significativas en nuestra vida hunden sus raíces primigenias en programas familiares, en atmósferas antiguas con nuestros seres queridos, en dinámicas de lealtades con los anteriores, en intentos acrobáticos de complacer deseos ajenos (con mucha frecuencia, los paternos), en asuntos problemáticos o inconclusos de nuestra infancia, etc.

Seguramente, también heredamos talentos, aficiones, anhelos, alegrías, retos, dones, temores, costumbres, singularidades. […] Se sabe que lo biológico y la dotación genética propia se reelaboran sin parar (no es un circuito cerrado), reestructurando creencias e inyectando movimientos de creación a nuestros actos que confronten las ataduras y repeticiones de lo anterior. A menudo logramos girar el curso de nuestros movimientos vitales cuando corresponden claramente a destinos ajenos a nosotros; comprendemos que no nos benefician y los cambiamos. Otras veces no.

En cualquier caso, debemos respetar y permitir lo que nos mueve y nos conmueve, sabiendo, eso sí, que tenemos tres importantes derechos, tal como se lo escuché decir en una ocasión a Humberto Maturana: el derecho a equivocarnos, el derecho a cambiar de opinión y el derecho a irnos si lo decidimos. Conviene ejercerlos sin vacilar cuando sea necesario.

Del libro “La llave de la buena vida”
Click aquí para mayor información – para asistir a un taller de Sistémica Familiar – para realizar una Constelación Familiar.

solucioness3